Herederos de Dios

30 Oct

Herederos de Dios.- Al nacer Jesús de la Virgen María, por medio de la gracia del Espíritu Santo, Dios quizo que todos nosotros fueramos hermanos de su amado hijo, “hermanos del hijo de Dios” por lo tanto, al ser hermanos de Jesús nos convertimos automáticamente en coherederos de su reino.

Herederos de Dios

Herederos de Dios – Hermanos de Jesús

Dios quiere que todos alcancemos la salvación, es por ello que nos envía el ejemplo de Jesús para imitar su conducta y su trato a los demás, a nuestros hermanos.

¿Cuántas veces hemos tratado mal o nos hemos portado groseros con nuestros semejantes?. Mientras conducimos cerrándoles el paso, ofendiéndoles con palabras altisonantes. Cuando nos pasamos una luz roja y no respetamos el turno de las otras personas. Cuando nos metemos en una fila porque nosotros “sí llevamos prisa”.

En fin, al día se pueden observar muchas injusticias y malos tratos a nuestros hermanos al rededor del mundo. Pero Dios nos invita siempre a no dejarnos llevar por “el desorden egoísta del hombre” nos invita a tratar a los demás con amor, con respeto, tal como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

Herederos de Dios

Es cierto y hasta cierto punto inevitable que en varias ocasiones algunas personas o algunos acontecimientos ajenos a nosotros tratarán de sacarnos de nuestra calma, y en ocasiones lo lograrán, pues somos humanos y tenemos debilidade, pero es importante tratar de perdonar para no llevar a cuestas la carga pesada del rencor.

Empecemos por nosotros mismos, perdonándonos por lo que hicimos mal, por nuestras equivocaciones, empecemos dando un buen ejemplo dejándonos guiar por el Espíritu de Dios, Él nos dará su fuerza si nos mantenemos en oración constante. Ánimo, confía en Dios.

“Oración: Gracias Dios mío por la vida de tu hijo Jesucristo, gracias por enviarlo para salvarme y gracias por hacerme su hermano, me siento muy Orgulloso de saber que un ser tan bueno y tan noble vino a entregar su vida por mi, procuraré imitarlo en su conducta y ser ejemplo para los demás. Amén.”

Oraciones y Reflexiones Catolicas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *