Somos uno en Cristo

7 Nov

Somos uno en Cristo.- Así como nuestros brazos, piernas, cabeza, manos, etc. Son miembros individuales de nuestra estructura humana y tienen funciones distintas. Así cada uno de nosotros somos miembros individuales que formamos partes de un solo cuerpo en Cristo Jesús. En Romanos 12 5-16 podemos leerlo claramente.

Somos uno en Cristo

Somos uno en Cristo

Cada uno de nosotros fuimos dotados con dones diferentes, algunos son líderes que saben hablar en público y dirigir a la gente a un objetivo en particular. Otros tiene el Don de cantar y emocionar a las personas. Algunos tienen el Don de la escritura y saben cómo llegar al corazón de los demás. Otros nos deleitan la vista con sus pinturas, en fin.

Dios nos invita a través de su palabra a que hagamos el mejor uso de nuestro Don. Nos invita sobre todo a que lo pongamos al servicio de nuestros semejantes y a recordar que todos somos uno en Cristo.

En ocasiones pudiéramos sentirnos un poco celosos  de los dones que tienen las otras personas. Pero en vez de preocuparnos por lo que no tenemos mejor tratemos de descubrir cuáles son los dones que sí tenemos.

Somos uno en Cristo

Tal vez muchos de nosotros no tengamos un Don “espectacular” como puede ser una gran voz o un físico apto para destacar en los deportes, pero el don, el regalo que Dios nos dio a cada uno de nosotros es muy especial, descubrámoslo.

Dios nos invita también a permanecer siempre alegres a pesar de los momentos difíciles, perseverando en oración. Algunas veces las cargas que llevamos como pueden ser; el rencor, la envidia o la tristeza nos impiden darnos cuenta de nuestros maravillosos dones.  Pídele a Dios en oración que te revele tus dones y dale Gracias por ellos. Recuerda que todos somos uno en Cristo.

Oración:

Señor, te doy gracias por la vida que has puesto en mi. Ayúdame a descubrir mis talentos y ayúdame también a darme cuenta de que hay más alegría en dar que en recibir. Ayúdame ayudar y a brindar amor a mis semejantes. Que el Espíritu Santo sea mi guía. Amén.
Oraciones y Reflexiones Catolicas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *